Hacer un levantamiento topográfico con un avión no tripulado (dron) es un proceso completamente diferente en comparación con un levantamiento terrestre con las botas en el suelo.


Un topógrafo tradicional intenta modelar el mundo exterior midiendo la menor cantidad de puntos y líneas posibles, mientras que la inspección con un avión no tripulado requiere un pilotaje, una operación logística completa y una fotogrametría. Además de eso, los entregables que salen del proceso de fotogrametría difieren completamente de lo que los ingenieros esperan que el topógrafo entregue.


Este artículo pone todos estos componentes en perspectiva.


Un flujo de trabajo típico cuando se realiza un levantamiento topográfico con drones consta de cuatro pasos:

  • Paso 1: el Operador del Dron adquiere las fotografías con el dron.
  • Paso 2: el Fotogrametrista produce ortofotos y modelos de elevación.
  • Paso 3: el Topógrafo crea un levantamiento topográfico, lineas, superficies, contornos e informes de volumen.
  • Paso 4: el Ingeniero / Diseñador crea el nuevo diseño civil en CAD o GIS.


Virtual Surveyor se encuentra en el 3er paso de esta cadena de valor y requiere ortofotos y modelos de elevación que ya están creados por paquetes de software de fotogrametría.


Virtual Surveyor te ayuda a producir archivos CAD que necesita entregar a los ingenieros y diseñadores. Ese proceso de producción combina la capacidad humana de interpretar datos del mundo real y la potencia de la computadora para producir el trabajo de línea de una manera muy productiva.